Objetivos en el sector de la vivienda en Colombia para 2030

Objetivos en el sector de la vivienda en Colombia para 2030

25 Abril, 2021 - Noticia

El sector vivienda ha sido uno de los abanderados en el proceso de reactivación y recuperación económica en el país, en parte debido a los 200.000 subsidios que paulatinamente ha ido habilitando el Gobierno para vivienda de interés social y no-vis. Por esta razón, el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, presentó los objetivos que tendrá su sector en la década actual, que permitirán tener un impacto más directo en la economía, aumentando la cantidad de viviendas, pero al tiempo, mejorando la calidad de vida de quienes ya tienen una.

 

 

Según el funcionario, “hoy en día, una de cada cinco viviendas a 2030 aún no se ha construido”, razón por la que el país tiene que avanzar en construir 4,6 millones de viviendas nuevas hacia este año, meta que en las proyecciones es alcanzable, pues aun con la crisis económica producto de la pandemia de la covid-19, en 2020 se comercializaron 177.000 unidades de vivienda, lo que ayudó a marcar un crecimiento escalado de ventas durante la última década.

 

“Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcan la agenda de desarrollo económico y social del mundo a 2030. En vivienda nos hemos propuesto cuatro grandes objetivos”, precisó Malagón. Estos son: mayor equidad, crecimiento, inclusión financiera hipotecaria y transformación digital del sector.

En cuanto al primer objetivo, la cartera ha señalado que el 75 % de los subsidios VIS asignados se han focalizado hacia familias con ingresos entre cero y dos salarios mínimos y “la meta es que, para el 2030, 1,1 millones de familias con este rango de ingresos sean beneficiadas. Por otra parte, el 60 % de los subsidios VIS han sido entregados a mujeres, y el propósito es que esta tendencia permita que al 2030 tengamos cerca de 980.000 mujeres propietarias”.

 

 

Además, este miércoles se confirmó que el Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) aprobó que la Nación contrate un empréstito por US$100 millones con el fin de financiar el programa de vivienda resiliente e incluyente en Colombia. El crédito será tomado con la banca multilateral y está presupuestado dentro de los US$10.110 millones de deudas externas que tomará el país este año.

El programa busca financiar esquemas de subsidios para el mejoramiento de viviendas y de entornos y el fortalecimiento institucional para mejorar la capacidad del Estado para implementar la política habitacional en el marco del programa Casa Digna, Vida Digna (CDVD), aumentando no solo la cantidad de vivienda, sino reduciendo el déficit cualitativo, como un paso adicional para la equidad.

Para lograr este objetivo también se contará con una donación de US$36,7 millones que permitirá adicionalmente entregar Subsidios Familiares de Vivienda (SFV) en modalidad de arrendamiento para los hogares migrantes provenientes de Venezuela, a través del programa Semillero de Propietarios (SdP).

Otro de los objetivos fuertes que tiene el Gobierno es que para e2030 la cartera de vivienda se profundice y represente el 16 % del PIB.

El sector de la vivienda en el 2030 se consolidará como uno de los líderes en la transformación digital, fue el anuncio de Malagón, proceso que comenzó hace algunos días con la digitalización de los trámites notariales para la compra y venta de vivienda en el país.

Este proceso proceso reduce tiempos y costos para el comprador y demás actores interesados, brindando una mayor claridad en la manipulación de la información. El país finalizaría esta década con 911 notarías prestando este servicio.

 

 

Los primeros procesos de este tipo que se registraron en el país involucraron tres tipos de operaciones: la primera de ellas de vivienda de interés social (VIS) en la cual participaron Bancolombia y la firma constructora Inversiones y Construcciones HC; la segunda, relacionada con vivienda usada a través del Banco de Bogotá y el agente inmobiliario Habi, y la tercera operación, también de VIS, en la cual participaron Davivienda, la constructora Acierto Inmobiliario y el agente inmobiliario La Haus.

 

Fuente: Semana